Colonia Güell

Historia de la Colonia Güell

El desarrollo de la Colonia Güell se inició el año 1.890 a iniciativa del empresario Eusebi Güell en su finca Can Soler de la Torre, situada en el término municipal de Santa Coloma de Cervelló, actual Comarca del Baix Llobregat.

El interés por alejarse de los conflictos sociales existentes en la ciudad hizo que la nueva industria se plantease en el marco de una Colonia industrial; con las casas de los obreros al lado de la fábrica, integradas en la misma propiedad, constituyendo un núcleo urbano con personalidad propia y con su vida social y económica tutelada por la empresa.

A diferencia de la gran mayoría de las colonias industriales de Cataluña, Eusebi Güell procuró mejoras sociales para los trabajadores y aplicó su condición de mecenas de la cultura. Por ello dotó a la Colonia Güell de equipamientos culturales y religiosos e incorporó la corriente modernista a las nuevas construcciones, encargando proyectos a diversos arquitectos y, concretamente a Antoni Gaudí la construcción de la iglesia.

Los maestros de obra dejaron también muestra de su talento en muchos de los edificios, como puede verse en la variedad de las cornisas y de los detalles de las fachadas.

Las colonias industriales estaban concebidas como organizaciones socioeconómicas que tenían como finalidad principal la producción industrial. La fábrica ocupaba la mayor parte del tiempo de los hombres y las mujeres de la colonia y para ellos era la garantía de un salario regular en unos tiempos de precariedad económica.

Aun así, con el paso de los años, el movimiento sindical y las reivindicaciones obreras llegaron a la Colonia. Al principio de la guerra civil la fábrica fue colectivizada y gestionada por los trabajadores. Acabada la guerra, fue restituida y la familia Güell, en el año 1.945 la vendió a la familia Bertrand i Serra. Durante los años siguientes, la Colonia continuó la producción industrial y mantuvo la personalidad del núcleo urbano diferenciado del pueblo Santa Coloma de Cervelló. Este último continuó creciendo en población y superó la de la Colonia en los años 60.

La Colonia Güell se mantuvo al margen del crecimiento urbanístico desorbitado de los años 60 y 70 conservándose como una propiedad casi compacta que seguía teniendo como objetivo prioritario la producción industrial. En el marco de la crisis del sector textil del año 1.973 la fábrica cesó su actividad produciendo un gran impacto social en la Colonia. Durante los años siguientes la propiedad se fué vendiendo: la fábrica en fracciones a empresas diversas, las casas a sus habitantes y los equipamientos y terrenos del entorno a instituciones públicas.

En 1990 el conjunto de la Colonia Güell fue declarado Bien de Interés Cultural- Conjunto Histórico estableciéndose la protección de los edificios más relevantes así como de las características generales de la edificación.

En los años del cambio de siglo XX al XXI, empezó la rehabilitación de los edificios de la fábrica, la iglesia, la antigua cooperativa y la plaza Joan Güell, así como la mejora de las pinedas del entorno. El año 2002, con motivo del año Gaudí, se construyó el nuevo aparcamiento para los visitantes y se implementó la organización del servicio de visitas al de la Colonia Güell.

Visita la Colonia Güell



Destacamos

Algunas recomendaciones en las que encontrar más información interesante sobre la Colonia Güell.